Ven que los argumentos del MAS para sustentar “golpe” se debilitan

La sola idea de dejar el poder y considerarse insustituible en el manejo del Estado boliviano ha llevado a Evo Morales a implementar varias acciones para perpetuarse en el poder. Ahora, analistas y asambleístas nacionales de oposición ponen en duda los argumentos del Movimiento Al Socialismo (MAS) y echan por tierra la teoría de golpe de estado que maneja el Gobierno.

En principio, para desvirtuar las versiones del partido azul aseguran que quien dio el golpe de estado en el país fue Morales, al desconocer los resultados del Referendo Constitucional del 21 de febrero de 2016, no contento con esto forzó un dictamen del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) en noviembre de 2017, respecto a la reelección indefinida bajo el argumento de “derecho humano” a ser candidato presidencial sin límite, por sobre lo que establece la Constitución Política del Estado (CPE) que determina el límite de dos mandatos continuos.

“Éstos son algunos argumentos de que Morales fue quien no respetó la voz del pueblo; ahora, luego de promover un fraude para quedarse en el poder, ante las protestas de la sociedad, renunciar, entre otros, con sus acólitos busca instalar en el imaginario de la gente de un presunto golpe de estado, para así lavar su cara y justificar la huida del país hacia México”, señalan.

Argumentos

La teoría de golpe de Estado no se puede sustentar porque al, descubrirse las irregularidades en el proceso electoral, avaladas por dos organismos internacionales, por la presión social, Morales anunció en primera instancia una segunda vuelta, sugerida por los observadores internacionales. Posteriormente decidió convocar a nuevas elecciones con nuevos actores y vocales electorales. Por último, decidió renunciar.

“Éstos son elementos iniciales de que no hubo el presunto golpe de Estado; por el contrario, decide renunciar al verse descubierto en el fraude electoral montado y victimizarse, pese a los llamados de confrontación que realizó, los llamados a las organizaciones sociales, entre otros”, señaló el diputado Alejandro Reyes. de Comunidad Ciudadana (CC).

¿Complicidad?

Otro argumento que desvirtúa el presunto golpe son las revelaciones del excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) Jorge Gonzalo Terceros Lara, en el sentido de que el entonces comandante de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, sabía tres horas antes que Morales iba a renunciar en el Chapare.

“El general Kaliman (al promediar las 14:30) nos comentó de manera textual: ‘Señores Evo, Morales ha decidido renunciar, está yendo al Chapare a renunciar, por lo que creo conveniente para hacer quedar bien a las FFAA, elaborar uno nota de prensa (para sugerir que renuncie)’”, detalló el excomandante de la FAB en su declaración informativa.

Terceros aclaró que para la determinación de elaborar la nota o comunicado “no hubo reunión, no hubo deliberación; simplemente fue el criterio del comandante (Kaliman)”.

A las 15:50, Kaliman se pronunció en nombre de las FFAA: “Sugerimos al Presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial, permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad por el bien de nuestra Bolivia”. También pidió a la población “deponer las actitudes de violencia (…) para no manchar con sangre, dolor y luto a nuestras familias”.

“Este hecho podría haber sido un acuerdo con el entonces comandante Kaliman, quien en diciembre de 2018, se declaró soldado del proceso de cambio y calificó de antipatrias a los opositores”, pese a aclarar que esto no significaba que fuera militante del MAS, sino que reconocía los “cambios positivos que había tenido el país” bajo la dirección de Morales, señaló la politóloga Patricia Velasco.

Otras sugerencias

Por otra parte, el abogado Ramiro Cárdenas recuerda que no fueron sólo las FFAA las que le sugirieron a Morales dejar su cargo, también lo hicieron sus aliados.

Al mediodía del 10 de noviembre, la Central Obrera Boliviana (COB) solicitó a Morales dimitir a su presidencia para pacificar el país.

“Si (la renuncia de Evo Morales) es una acción y una medida para que el pueblo se pacifique, compañero Presidente, le llamamos a la reflexión que asuma esta responsabilidad. Si hay la necesidad de renunciar para pacificar al pueblo boliviano, desde la Central Obrera le decimos para pacificar al país”, refirió en la oportunidad el ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi.

Al concluir la conferencia de ese 10 de noviembre, reiteró: “Si es por la salud del país, que renuncie el Presidente”.

Otra de las instituciones identificada con el MAS, la Defensoría del Pueblo, a través de un tuit, también solicitó al mandatario considerar la renuncia.

“Apelando al compromiso con la Patria, se sugiere al Primer Mandatario y al Vicepresidente del Estado considerar la dimisión a su cargo para lograr la pacificación en el Estado Plurinacional de Bolivia”.

“Pero, ante estas otras peticiones, el oficialismo no dice nada”, señala.

Tropas extranjeras

Con el objetivo de sustentar el presunto golpe de estado, el exvicepresidente Álvaro García Linera sostuvo que a Bolivia ingresaron “tropas extranjeras”, que es “una miniinvasión”.

Además, sostuvo que se podría involucrar en el golpe a Patricia Bullrich y Mauricio Macri, exministra de Seguridad y expresidente de Argentina, respectivamente.

“Pero hay algo que llama la atención: García Linera asegura que los militares y policías ejercieron el poder y el gobierno, ‘fueron tres a cuatro días, que fueron el poder absoluto y que podían hacer lo que les daba la gana, que permitieron la violación de la soberanía nacional, esto como fundamento del presunto golpe’. Entonces, están recurriendo a todo para posicionar su teoría”, refiere Velasco.

A su vez, el diputado Saúl Lara, de CC, sostiene que la narrativa del MAS y su teoría de golpe de Estado va cayendo con cada día que pasa, por lo que ahora busca generar un nuevo escenario que es el referido a un plan Cóndor 2, involucrando a otros estados, no solamente Ecuador y Argentina, ahora Chile, Brasil y Estados Unidos.

“En Cochabamba lo que hemos vivido es una arremetida sañuda del MAS, que quemó los EPI policiales, que quemó el cerro de San Pedro, quemó el barrio El Pueblito, eso sufrió Cochabamba. Intentaron tomar Cochabamba los primeros días del conflicto, entonces, golpe de Estado de quién. En el tema de fondo, que nos diga el señor Kaliman si habría un golpe de Estado, ha tenido que saber mucho el excomandante”, cuestionó.

Vacío de poder

Otro argumento que maneja el MAS para sustentar su teoría es que no “hubo un vacío de poder” y que existían autoridades de directa sucesión constitucional a Morales.

El exdiputado Gonzalo Barrientos, de Unidad Demócrata (UD), señaló que “Morales renunció y se fue del país e hizo renunciar a todas las cabezas que podían reemplazarlo”.

La escalada de renuncias sumió a Bolivia, por 48 horas, en un inédito vacío de poder. Renunciaron el vicepresidente Álvaro García Linera, la presidenta de Senado Adriana Salvatierra, el presidente de Diputados Víctor Borda y los primeros vicepresidentes del Senado y Diputados, Rubén Medinaceli y Susana Rivero, respectivamente. Todos, del MAS.

En la oportunidad se activó la Sentencia Constitucional 003/01 del 31 de julio de 2001, que respalda legalmente la sucesión constitucional,.

 “Ahora el MAS busca, a través de los operadores de justicia, dejar en duda la aplicabilidad de este recurso”, indica.

Cuestionamientos

El MAS también arremete contra la Unión Europea y la Iglesia católica, entre otros, por presuntamente ser cómplices de lo que denominan golpe de Estado.

Sin embargo, estas instituciones, a través de informes sostuvieron la legalidad del gobierno transitorio de Jeanine Áñez, además del papel que jugaron en la pacificación del país, en ese periodo de noviembre de 2019, la polarización y enfrentamientos estaban latentes.

Financiadores

El MAS, a través de la exdiputada Lidia Patty, también busca asegurar el caso mediante la ampliación del proceso denominado golpe de Estado a personas que presumiblemente financiaron este hecho.

“Han sido instituciones que han financiado y también han financiado de otros países. A esos que han sido cómplices se va a ampliar”, señaló en su momento la exasambleísta del partido azul.

No hubo fraude

El MAS también recurre a su narrativa de que no hubo fraude, pese a las denuncias de irregularidades denunciadas por la Organización de Estados Americanos (OEA) a través de la auditoría requerida por el mismo gobierno de entonces de Evo Morales.

Esta posición de la OEA fue compartida con la Unión Europea, que halló “errores e irregularidades generalizadas” en las elecciones de Bolivia del 20 de octubre de 2019.

El ministro de Justicia, Iván Lima, en reiteradas oportunidades señaló y sostuvo que no hay pruebas de que se haya cometido un fraude electoral, porque la justicia boliviana no halló evidencias de irregularidades en los comicios del 20 de octubre de 2019.

Refiere que no hay una sola acta que se haya presentado como prueba y que, por ese motivo, todos los casos denunciados fueron sobreseidos.

Paralelamente, la autoridad procedió a restar validez al informe de auditoría de la OEA, la denuncia de servidores alternos o cualquier elemento informático.

Dijo que el informe de la OEA no es vinculante y no tiene valor jurídico, pasando por alto el hecho de que la OEA puso como condición para venir a hacer la auditoría que su trabajo sería vinculante, y que fue aceptada por la administración de Morales.

Embajador Arce califica de error la reelección

En una autocrítica por los sucesos que derivaron en la crisis de 2019, el actual embajador de Bolivia ante la OEA, Héctor Arce, ratificó que fue un error buscar la reelección de Evo Morales en ese entonces y que Bolivia se habría ahorrado muchas “situaciones” si es que el exmandatario decidía no ser candidato.

“Lamentablemente, (Morales) cometió el error de volver a postularse en vez de generar un cambio que le hubiera permitido volver, porque nuestra Constitución así lo permite, el presidente Evo Morales podía haber vuelto y puede volver a ser presidente el año 2025”, dijo. El exministro de Justicia señaló que “la Constitución debe ser respetada en su esencia y en su naturaleza”.

Arce apunta a Almagro de coadyuvar en golpe

El presidente Luis Arce aseguró que existen indicios de que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, coadyuvó al golpe de Estado en Bolivia en 2019.

El miércoles, durante una reunión virtual del Consejo Permanente de la OEA, Almagro pidió un minuto de silencio por las víctimas de las masacres que ocurrieron en el gobierno transitorio de Jeanine Áñez y luego se puso de pie en señal de respeto.

“Es indignante que Luis Almagro haya pedido un minuto de silencio por las víctimas de las masacres de Senkata y Sacaba, en el Consejo Permanente de la OEA. Hay indicios de que él coadyuvó al golpe de Estado de 2019 en #Bolivia, por lo que su actitud constituye una grave impostura”, publicó el mandatario en sus redes sociales.

En noviembre de 2019, la Organización de Estados Americanos (OEA) hizo público un informe preliminar en el que cuestiona la transparencia de las elecciones presidenciales de esa gestión cuando aún continuaba el conteo de votos y no se tenían resultados finales.

Almagro aprovechó el escenario para denunciar sin pruebas un presunto fraude a favor del MAS. Esa situación provocó, ese año, movilizaciones en diferentes sectores del país, una crisis política y la salida de Evo Morales del Gobierno, quien denunció un golpe de Estado.

Compartir