Tinder para orangutanes, la herramienta experimental para aumentar el apareamiento en cautiverio

PN03022017092214Funciona de una manera muy simple: bajas la aplicación a tu celular y, una vez que creas tu perfil, puedes empezar a mirar el de los demás. Los que te gustan los empujas hacia la derecha y los que no a la izquierda.

Así es como funciona Tinder, una de las aplicaciones más exitosas para buscar pareja en la era digital, en donde los usuarios basan mayormente su elección en la apariencia física.

Impresionante imagen de un orangután escalando una higuera gigante gana el Premio al Fotógrafo de Vida Silvestre de 2016

Ahora, un zoológico en Holanda está empezando a desarrollar una metodología similar para ayudar a sus orangutanes hembra a elegir un macho.

El objetivo final del parque de primates Apenheul, a unos 95 km de Ámsterdam, es incrementar las posibilidades de reproducción de esta especie en peligro de extinción y entender cómo las hembras eligen a sus parejas.

Los investigadores del zoológico creen que este experimento es necesario porque muchos de los programas internacionales de reproducción que implican desplazar animales desde lugares distantes para aparearse y aumentar así el reservorio genético de una especie fracasan, porque los animales se niegan a copular.

Rocky, el orangután que está dejando atónitos a los expertos al pronunciar las vocales como los humanos

«En la mayoría de los primates es cuestión de que a veces no se gustan el uno al otro», le dice a BBC Mundo Thomas Bionda, biólogo especializado en comportamiento animal del zoológico holandés.

Incorporar la posibilidad de selección puede servir para aumentar el éxito de estos programas.
Video

Evy van Berlo, psicóloga evolutiva, señaló que cuando se hicieron pruebas similares en el pasado con bonobos, estos demostraron gran interés cuando se les mostró en una tableta imágenes con estímulos positivos, como por ejemplo dos bonobos apareándose o aseándose el uno al otro.

El experimento es parte de un programa más amplio de cuatro años en el que investigarán «cómo desarrollaron las emociones a lo largo de la evolución, cuáles son las capacidades emocionales específicas de esta especie y qué factores sociales y ecológicos jugaron un papel en su desarrollo», comentó Bionda.

Compartir