El secreto detrás de los celebrados discursos de Barack y Michelle Obama

_90552367_gettyimages-51120871Hace 12 años, un Barack Obama desconocido para la mayoría de los estadounidenses subió al podio de la Convención Demócrata en Boston para pronunciar el discurso central.

Obama era entonces solo un candidato a senador de Estados Unidos, pero los 18 minutos que duró su discurso fueron tan memorables que hoy se considera el momento inaugural de su rápido camino hacia la Casa Blanca.

“No hay un Estados Unidos liberal y un Estados Unidos conservador: hay un Estados Unidos de América”, dijo.

“No hay un Estados Unidos negro y un Estados Unidos blanco, latino o asiático: hay un Estados Unidos de América”, siguió, utilizando las fórmulas de repetición tan características de sus discursos.

Este miércoles, 12 años y dos periodos presidenciales después, Obama volvió a la Convención Demócrata para apoyar a Hillary Clinton en su carrera por la Casa Blanca contra el republicano Donald Trump.

  • “No abucheen, ¡voten!”: el poderoso mensaje de Barack Obama contra Donald Trump y a favor de Hillary Clinton

Y al igual que entonces, pero con más canas y la autoridad de ser el presidente de Estados Unidos, logró levantar al público con su poderosa y emotiva oratoria.

Orador en jefe

 

 

 

 

Obama es el “orador en jefe” de Estados Unidos, opina David Kusnet, quien entre 1992 y 1994 fue jefe del equipo que escribía los discursos del expresidente Bill Clinton.

Y una de las claves de su éxito es la forma en que logra insertar sus discursos dentro de la tradición retórica de Estados Unidos, conectando con el público porque sabe hablarle en su mismo idioma.

Y ese idioma no es el inglés, sino el “estadounidense”, le dice Kusnet a BBC Mundo.

  • Las 9 mejores frases del emotivo discurso de Michelle Obama en la Convención Demócrata

“Obama es un orador más elevado que George W. Bush y tiene un estilo menos improvisado que Bill Clinton”, dice Kusnet.

Pero una de las claves de su éxito es el uso que hace del lenguaje, coloquial e informal, en la tradición de grandes escritores estadounidenses como Mark Twain o Ernest Hemingway.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *