Se vive una jornada de conflicto y violencia en La Paz

cocaleros violenciaLos cocaleros de los Yungas que piden una audiencia con el presidente Morales y que se tome en cuenta el proyecto de Ley que presentaron a la Asamblea Legislativa Plurinacional, fueron desalojados de inmediaciones de la plaza Murillo por efectivos policiales la noche del lunes. Este martes se reagruparon y marcharon desde su sede en Villa Fátima con intención de volver a cercar la plaza Murillo.

Durante la marcha se enfrentaron a los policías y destrozaron el escenario en el estadio Hernando Siles, donde se preparaba una concentración del Conamaq por el 21F y al nuevo edificio de Bomberos, de la calle Sucre, incluso se denunció que intentaron lanzar dinamita a una estación de servicio en la calle Yungas.

«Están quemando el edificio de los bomberos, lamentamos esta actitud de Adepcoca. Mientras estamos en el Ministerio con  diálogo ellos están procediendo a atacar con piedras y dinamitas», afirmó el Viceministro de Régimen Interior, Jorge Luis Quiroga a la Red Patria Nueva.

cocaleros violencia1El dirigente de los cocaleros, Franklin Gutiérrez, antes de entrar a la reunión con los ministros de Gobierno, de la Presidencia y de Desarrollo Rural, pidió que se deje de agredir a sus compañeros que fueron «gasificados» y golpeados.

Al momento el Conamaq inició el acto en el Stadium a donde llegan partidarios del MAS, la tarima fue restituida y no se registraron enfrentamientos entre los dos grupos.

cocaleros violencia2Según un reporte de Radio Patria Nueva, un grupo de cocaleros que se apostaron en el Mirador de Killi Killi lanzaron dinamita en dirección hacia la estación de servicio que se encuentra en la calle Sucre, el Director de la Unidad de Bomberos Antofagasta lamentó que se cometa este acto irresponsable.

Vecinos de la zona de Miraflores denunciaron a radio Panamericana que la Policía responde con agresividadad, “Estamos apenados, indignados, los persiguen como si fueran delincuentes a los pobres cocaleros, la gente grita ¡déjenlos, déjenlos!, pero los están pateando, los golpean y algunos desesperados se están metiendo a las casas. No importaría, abren las puertas y los sacan, la gente está indignada y muchos están filmando para que conste que no inventamos, da pena y como personas da pena que los traten así” relato el vecino.

Compartir