Rusia y Ucrania: por qué Moscú no ha logrado controlar los cielos del país vecino pese a tener una de las fuerzas aéreas más grandes del mundo

Es uno de lo

s grandes misterios de la guerra en Ucrania.

Más de tres semanas después del

 

inicio de la invasión el 24 de febrero, Rusia no ha sido capaz de controlar los cielos del país vecino, pese a tener una de las fuerzas aéreas más grandes del mundo.

Ha ido contra todos los pronósticos: cuando las tropas del Kremlin se aglomeraban alrededor de Ucrania en los meses pasados, la inteligencia occidental y expertos de todos lados coincidían en que sería cuestión de dos o tres días hasta que los aviones de guerra ruso impusieran su supremacía sobre el espacio aéreo del país vecino.

«Es un hecho desconcertante desde el punto de vista de la estrategia militar», le dice a BBC Mundo Walter Dorn, profesor de Estudios de Defensa del Royal Military College of Canada (RMC).

«Pese a tener una fuerza aérea en números de equipos y potencia de fuego notablemente inferior a la rusa, los ucranianos todavía están volando y sus defensas aéreas todavía se consideran viables», agrega.

Y es que, de acuerdo con el experto, el control de los aires es una de las bases fundamentales de toda guerra moderna, dado que garantiza el avance de las tropas por tierra y limita fuertemente el movimiento de las fuerzas enemigas.

En un informe publicado la pasada semana, el Royal United Services Institute (RUSI), el principal grupo de expertos en defensa y seguridad de Reino Unido, señalaba que, tras el inicio de la invasión, destruir las defensas aéreas ucranianas era «el próximo paso lógico y ampliamente anticipado, como se ha visto en casi todos los conflictos militares desde 1938».

Sin embargo, esto no ha ocurrido y el ejército ucraniano, aunque ha sufrido también numerosas pérdidas, ha anunciado que ha derribado numerosos aviones rusos a lo largo de los combates.

De hecho, multitud de videos en redes sociales, cuya legitimidad ha sido confirmada por expertos militares, muestran cómo aviones de combate y helicópteros rusos caen a la deriva, envueltos en llamas.

La resistencia aérea de los ucranianos ha sido tan sorpresiva que ha llevado incluso a la creación de leyendas urbanas, como el llamado «fantasma de Kiev», un supuesto piloto que ha derribado numerosas aeronaves rusas.

Compartir