Renuncia fiscal departamental de La Paz en medio de los procesos contra exautoridades

El fiscal departamental de La Paz, Marco Antonio Cossío, renunció este viernes a su cargo, cinco días después del encarcelamiento de la expresidenta Jeanine Añez, dos exministros y dos excomandantes de la Fuerzas Armadas por el presunto “golpe de Estado”, y el pedido del secretario general de la ONU, António Guterres, de respeto a los derechos humanos y garantizar juicios justos a los detenidos.

“El motivo de la presente nota es para hacerle reconocer que por motivos estrictamente personales y de salud, me veo en la necesidad de presentar mi renuncia irrevocable al cargo de fiscal departamental de La Paz, no sin antes agradecerle por la oportunidad y la confianza otorgada a mi persona durante todo este tiempo que desempeñé funciones en esta prestigiosa institución”, , señala la carta de Cossío dirigida al fiscal general del Estado, Juan Lanchipa.

La dimisión al cargo que ocupó desde el año pasado en el Ministerio Público se hizo efectiva mediante una carta dirigida el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa Ponce, con fecha del 17 de marzo de este año, es decir, el miércoles.

Lanchipa posesionó a Cossío en cumplimiento a la Constitución Política del Estado (CPE) y la Ley Orgánica del Ministerio Público, durante un acto que se llevó a cabo el 11 de febrero de 2020, en la ciudad de Sucre.

En ese acto se posesionó también a Carla Oller Molina, como representante del Ministerio Público en Tarija.

El hasta entonces fiscal departamental de La Paz ingresó a ese cargo en reemplazo de William Alave, durante la anterior gestión gubernamental.

Compartir