Policías bolivianos acusados ​​de suministrar armas y pasar información privilegiada a delincuentes en la frontera

Una investigación realizada por agentes de la Policía Civil del Municipio de Epitaciolândia, en un intento por identificar y detener a delincuentes que están practicando robos y hurtos en la frontera, alcanzó a uno de los sospechosos cuando se encontraba comprando en un mercado ubicado junto a la comisaría de esa ciudad.

Fue detenido y trasladado a la comisaría la tarde del miércoles 2, y en el interrogatorio brindó información de cómo estaba “trabajando” al otro lado de la frontera junto a sus compinches y toda la logística empleada para cometer sus delitos.

Según se supo, el malhechor tenía la misión de robar y sustraer vehículos, como motos y autos que eran fáciles de revender en el  lado boliviano, donde contaba con el apoyo de otros bandidos que receptaban y reenviaban lo robado.

Para sorpresa de los agentes, se enteraron de que las armas utilizadas en los delitos fueron alquiladas por policías bolivianos, quienes además pasaban información privilegiada a los bandidos, sobre el trabajo que se estaba realizando en ambos lados de la frontera entre las fuerzas de seguridad.

Después de  denunciar el hecho al comando de la policía  boliviana,  coincidentemente  un grupo de policías bolivianos llegó a la comisaría para coordinar el trabajo investigativo, sin embargo  dos de ellos fueron identificados por el detenido. Inmediatamente, ambos fueron retenidos para que brinden sus declaraciones respecto a esta denuncia.

El “problema” solo terminó cuando agentes de la DIDIPI de la Policía Nacional de Bolivia acudieron a la comisaría y luego de realizada la audiencia de los uniformados bolivianos fueron  trasladados a nuestro país, donde serán escuchados e investigados. 

La delegada Carla Ivane, quien responde por las comisarías del Alto Acre, se comunicó con el diario oaltoacre y  dijo que la policía civil de Epitaciolândia viene trabajando  incansablemente en las investigaciones destinadas a identificar a los autores de robos a mano armada que se han producido con frecuencia. Los delincuentes actúan con máscaras y cascos, lo que dificulta la identificación de las víctimas.

“Uno de los sospechosos, identificado formalmente como el destinatario de los vehículos robados, informó que las armas (pistolas y revólveres) utilizadas son alquiladas a la policía boliviana. Dichos policías bolivianos fueron identificados y el hecho fue comunicado a los respectivos comandantes, quienes acudieron a esta Comisaría”.

Se supo que durante el intercambio de información, dos de estos policías bolivianos, señalados como proveedores de armas, estuvieron presentes y solicitaron hablar con el detenido, argumentando que se estaba llevando a cabo una investigación en Bolivia sobre el mismo.

Ocurre que fueron identificados como los que suministraron las armas y fueron inmediatamente detenidos para ser escuchados de acuerdo a procedimientos de esta Comisaría y posteriormente entregados al Comandante de la Policía Nacional de Bolivia para las medidas necesarias, de acuerdo con la legislación militar de nuestro país.

Los policías fueron interrogados e imputados de acuerdo a  la  investigación  que se está llevando a cabo en esa Jefatura de Policía.

Sabemos que la conducta verificada no corresponde a la de otros policías bolivianos que actúan en el marco de la ley y cooperan con las investigaciones policiales brasileñas.

Compartir