Periodistas cuestionan los regalos gubernamentales

reunión prensaEl presidente Evo Morales  comprometió hoy la construcción de sedes sindicales y viviendas para los trabajadores de la prensa  a solicitud de la Confederación de Trabajadores de la Prensa de Bolivia, pero varios  periodistas criticaron esta propuesta y  señalan que es más importante para ese gremio la libertad de expresión que ser beneficiados con «regalos” materiales.
 
 «Hemos logrado que se proceda a la construcción de varias sedes sindicales, no simplemente en las capitales de departamento, también en zonas fronterizas. Se ha comprometido la construcción de la sede sindical de Bermejo y Yacuiba”, anunció Héctor Aguilar, dirigente de la Confederación después de una reunión con el presidente Morales en Palacio Quemado.
 
 Al  respecto, el periodista Mario Espinoza sostuvo que «un perro, más que un hueso, necesita ladrar” y dijo  que es mucho más importante respetar la libertad de expresión, «un derecho no sólo de los periodistas, sino del pueblo boliviano”.
 
El exdirector del periódico Página Siete,  Raúl Peñaranda, aseguró que esta decisión es «un paso más en la estrategia gubernamental para controlar los medios de comunicación”. 
 
Para el periodista, «los medios son coartados, reciben un premio del poder, les agradece con viviendas y también con una reunión con el Presidente, donde ellos pueden ir a hablar con él”, agregó.
 
Para el exdirector de Página Siete estos beneficios, como la publicidad gubernamental, son premios para los medios que cambian su línea editorial. «En cada lugar donde hay un medio independiente y tradicional, el Gobierno promueve otro, con periodistas mercenarios, para fortalecerlo con publicidad estatal. Es una forma perversa, antiética e ilegal, porque usan el dinero de todos los bolivianos como si fuera dinero del Presidente”, dijo.
 
Cada 10 de mayo se celebra el Día del Periodista Boliviano. Fue instituido en la presidencia de Germán Busch, mediante Decreto Supremo de 1938, que reivindica los derechos de los trabajadores de la prensa.
Compartir