Pelosi pide al Pentágono retirar a Trump los códigos de armas nucleares

La presidenta de la Cámara Baja de EEUU, Nancy Pelosi, pronuncia un discurso en el Congreso. | EFE

La presidenta de la Cámara Baja de EEUU, Nancy Pelosi, anunció ayer que ha conversado con los mandos militares para impedir que el presidente, Donald Trump, pueda emprender acciones belicosas, incluido el uso de armas nucleares, en los últimos días de su mandato.

“Hablé con el jefe del Estado Mayor Conjunto, Mark Milley, y hablamos sobre las precauciones disponibles para impedir que un presidente inestable inicie hostilidades militares o tenga acceso a los códigos de lanzamiento y la orden de un ataque nuclear”, explicó Pelosi, demócrata por California, en un memorando.

“La situación de este presidente volátil no podría ser más peligrosa”, añadió la presidenta de la Cámara Baja, quien dijo que se debe hacer “todo lo posible por proteger a los estadounidenses de este asalto insensato contra nuestro país y nuestra democracia”.

El miércoles, incitados por el presidente Trump con sus denuncias de fraude electoral, miles de personas marcharon hacia el Capitolio, se enfrentaron con la Policía y ocuparon el edificio en una asonada para impedir que el Congreso completara la ratificación de los votos en el Colegio Electoral que dieron la victoria al demócrata Joe Biden.

El sistema establecido en EEUU para la decisión sobre un ataque con armas nucleares es más complicado que un “botón nuclear” y requiere que el presidente convenza a los mandos militares de que él es, realmente, el presidente y ha ordenado una acción.

Los “códigos nucleares” mencionados en películas y novelas no son los que permiten el lanzamiento de los misiles, sino los que permiten que el presidente tenga autoridad para ordenar el uso de armas nucleares.

El exsenador republicano de Tennessee Bob Corker, quien fuera presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta entre 2007 y 2019, dijo hoy en una entrevista con la cadena MSNBC que el sistema establecido para el uso de armas nucleares requiere la participación de funcionarios civiles y oficiales militares con protocolos suficientes para impedir la acción descontrolada de un presidente errático.

Biden no pide destitución

El presidente electo Joe Biden celebró ayer que el mandatario saliente, Trump, no vaya a asistir a su investidura el próximo 20 de enero, pero no llegó a pedir abiertamente su destitución inmediata, al asegurar que esa decisión “depende del Congreso”.

Durante una rueda de prensa en Wilmington (Delaware), Biden dio la bienvenida al anuncio de Trump, quien ayer confirmó en un tuit que no irá a la toma de posesión del mandatario electo en menos de dos semanas.

“Esta es una de las pocas cosas en las que él y yo hemos estado jamás de acuerdo. Es algo bueno, que no venga”, aseguró el presidente electo.

Preguntado por si le gustaría que fuera el vicepresidente saliente, Mike Pence, Biden opinó que estaría bien para mantener lo más parecido a la tradición en EEUU, y la muestra de unidad y respeto a las instituciones que supone el tener a la Administración saliente presente en el acto.

“(Pence) es bienvenido. Sería un honor tenerlo allí”, añadió.

Trump será el primer presidente estadounidense que no acude a una investidura de su sucesor en 152 años, desde que el demócrata Andrew Johnson no fue a la de Ulysses S. Grant en 1869.

Los líderes demócratas en el Congreso han advertido que si Pence no actúa inmediatamente para destituir a Trump según el proceso establecido en la enmienda 25 de la Constitución, algo que parece muy improbable, iniciarán un segundo proceso de juicio político, con un posible voto al respecto la semana que viene.

Preguntado sobre el tema, Biden evitó pronunciarse a favor o en contra, al afirmar que está centrado en preparar las acciones que tomará en cuanto llegue al poder, que incluirán presentar un proyecto de ley sobre la pandemia y la economía y otro de reforma migratoria.

“Lo que decida el Congreso (sobre Trump) es algo que deben decidir ellos, yo estoy centrado en mi trabajo”, zanjó Biden.

El presidente electo recordó que tiene claro hace mucho que Trump “no es apto” para la Presidencia, y opinó que lo importante es que en 12 días abandonará el poder porque así lo han decidido los más de 80 millones de personas que votaron por Biden en las elecciones de noviembre.

“No se trata de que yo no piense que él ya debería haber dejado el poder ayer mismo (…) pero la forma más rápida en la que eso ocurrirá es nuestra investidura”, a no ser que el Congreso actúe antes, agregó.

El mandatario electo pidió “investigar inmediatamente” el asalto al Congreso cometido por “terroristas nacionales” y hacer que los responsables de la muerte de un policía del Capitolio rindan cuentas.

Recalcó que esos asaltantes actuaron “alentados activamente por el presidente de EEUU”.

“Esto me recordó más a las situaciones que he visto en los más de 100 países en los que he estado, y en dictaduras”, dijo Biden, al lamentar “el daño que hecho (Trump) a la reputación” de EEUU.

“Y los acólitos que lo siguen, (el senador Ted) Cruz y otros, tienen tanta responsabilidad como él” por el ataque al Capitolio, agregó.

Los códigos nucleares

El presidente de EEUU es el único habilitado por la Constitución a dar luz verde al uso de armas nucleares sin tener que pedir consejo a los militares, un poder exorbitante que preocupa a los demócratas tras el asalto al Capitolio. 

De acuerdo a un documento del centro de investigación del Congreso, el poder asignado en este caso a Donald Trump es conferido por su “papel constitucional de comandante en jefe” y “ni los militares ni el Congreso pueden anular su decisión”.

“El presidente puede pedir consejo a sus asesores militares, que a su vez están obligados a transmitir y ejecutar la orden de autorizar el uso de armamento nuclear”, precisa un documento actualizado el 3 de diciembre pasado. 

Durante su audiencia de confirmación como jefe del Comando Estratégico del ejército estadounidense (Stratcom), el general John Hyten, en la actualidad número dos del Estado Mayor, dijo en septiembre de 2016 que su papel es solamente asesorar. 

La única salvaguarda existente contra el poder otorgado al presidente es del orden legal. Las leyes de la guerra permiten que un militar se niegue a ejecutar una orden ilegal, señala el documento del Congreso.

Sin embargo, mientras el presidente ejerza legalmente sus funciones, su orden es legal.

Compartir