Más descontento hunde a Chile en grave crisis social

protestas chileLa protesta estudiantil iniciada hace ocho días contra el aumento del metro derivó en una crisis social en Chile, donde los manifestantes siguen en las calles para exigir un pedazo más grande de la prosperidad que hizo de este país uno de los más estables de América Latina.

Transportistas y automovilistas coparon las autopistas que unen Santiago con el resto del país para reclamar una baja en las altas tarifas del sistema electrónico de peajes, congestionando las rutas en la hora de mayor tránsito.

Este estallido sin precedentes en Chile, el más grave en casi 30 años desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), representa un claro desafío para su reconocido modelo económico de mercado abierto.

Los siete días de manifestaciones, enfrentamientos, saqueos e incendios en Santiago y otras ciudades han dejado 19 muertos.

Y ante la multiplicación de denuncias sobre la acción de los militares, que están desplegados en las calles desde hace una semana, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, anunció el envío de “una misión de verificación para examinar” la situación.

La muerte de un ciudadano peruano que había sido herido el martes durante un saqueo en el sur de la capital chilena, elevó a 19 el número de muertes desde que comenzaron las protestas, informó la Fiscalía.

Un exiguo aumento de la tarifa del metro de Santiago fue el catalizador de las protestas, que han derivado en un movimiento mayor, heterogéneo y sin un liderazgo identificable, que pone sobre la mesa otras demandas, principalmente un aumento de las bajas pensiones del sistema privado, heredado de la dictadura.

“Esto ya es el reclamo de todo un país, nos cansamos”, gritaba una manifestante durante un cacerolazo en Santiago.

En las rutas, miles de camiones, taxis y vehículos particulares se sumaron ayer a la protesta contra las altas tarifas del sistema electrónico de peajes.

“Los transportistas pequeños estamos siendo agobiados por el pago de las autopistas” y “nos plegamos a la situación que se generó en el país”, dijo a la AFP Marcelo Aguirre, conductor de 49 años, durante esa movilización.

MÁS DE 500 MIL MANIFESTANTES

La gran marcha contra las políticas sociales del gobierno de Sebastián Piñera congregó ayer viernes a más de 500 mil personas en el centro de Santiago, en un ambiente de efervescencia popular y “de forma pacífica”, informó la Intendencia de la capital.

“Nuevo reporte de @Carabdechile informa una concentración por sobre las 500 mil personas (y en aumento)”, indicó la Intendencia de Santiago en Twitter a casi una hora del inicio de la multitudinaria manifestación, a inicios de la tarde.

Compartir