La ONU pide a China liberar a la periodista que informó del coronavirus

Periodista china Zhang Zha que advirtió sobre el coronavirus

La oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, pidió que se libere a la periodista ciudadana china Zhang Zhan, condenada ayer a cuatro años de prisión por la información que ofreció sobre el brote de coronavirus en Wuhan hace un año.

“Hemos hablado sobre su caso con las autoridades a lo largo de 2020 y lo consideramos un ejemplo de restricciones excesivas a la libertad de expresión en relación con la Covid-19”, comunicó la oficina de Bachelet en la red social twitter.

El tribunal que condenó a Zhang Zhan afirmó que esta había “provocado altercados y buscado problemas con sus noticias”.

Su abogado dijo que ella se negó a aceptar los cargos por considerar que no había razón para censurar sus informaciones, publicadas a través de plataformas chinas como WeChat y otras prohibidas en el país como Twitter o YouTube.

Según la ONG defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional, el trabajo de Zhang Zhan se centró en informar de detenciones de otros reporteros independientes y acoso a familiares de víctimas del coronavirus durante el considerado como primer brote a nivel mundial de la pandemia.

Zhang Zhan “parecía muy abatida cuando se anunció el fallo”, declaró a la AFP uno de sus abogados, Ren Quanniu, declarándose “muy preocupado” por su estado psicológico.

Los periodistas y los diplomáticos extranjeros que se desplazaron hasta el tribunal de Shanghái en el que fue juzgada esta exabogada de 37 años no pudieron entrar en la sala de audiencias.

Oriunda de Shanghái, viajó en febrero a Wuhan, en aquel momento presa de la epidemia, y divulgó en redes sociales reportajes, la mayoría sobre la caótica situación que atravesaban los hospitales.

Según el balance oficial, en la metrópolis de 11 millones de habitantes se registraron cerca de 4.000 fallecidos por Covid-19, es decir, casi la totalidad de los 4.634 muertos contabilizados en toda China entre enero y mayo.

La respuesta inicial de China a la epidemia ha sido objeto de críticas, pues Pekín no puso en cuarentena a Wuhan y su región hasta el 23 de enero, pese a que se habían registrado casos desde principios de diciembre de 2019.

Hace prácticamente un año, el 31 de diciembre de 2019, que se comunicó el primer caso a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pero, al mismo tiempo, los médicos que mencionaron la aparición de un misterioso virus fueron interrogados por la policía, que los acusó de “propagar rumores”.

Uno de ellos, el doctor Li Wenliang, murió de Covid-19 a principios de febrero, lo cual causó indignación en las redes sociales.

En cuanto a Zhang, fue arrestada en mayo acusada de “provocación de disturbios”, una terminología que se suele emplear contra los opositores al régimen del presidente Xi Jinping.

En concreto, el tribunal la acusa de haber difundido informaciones falsas por internet, indicó otro abogado suyo, Zhang Keke.

Compartir