La ciencia lo prueba: si te han dejado por otro, te han hecho un favor

57956759738c9“A la larga, vas a estar mejor sin él”. Es la frase hecha por excelencia después de una ruptura, sobre todo si ha sido traumática o entre las causas ha habido una tercera persona. Pese a que las agradezcamos más o menos como consuelo, es difícil pensar que son algo más que palabras bienintencionadas sin un valor predictivo real. Pues bien, resulta que la ciencia vuelve a avalar la sabiduría popular.

Según publica el diario español El País, un estudio científico realizado en 96 países diferentes y con entrevistas a 5.000 personas acaba de avalar una de las frases más repetidas en la historia sentimental humana. “Si te ha dejado, mejor, te ha hecho un favor”.

Según el estudio, publicado en ‘The Oxford Handbook of Women and Competition’, las rupturas unilaterales resultan positivas para la persona abandonada porque le ayudan a crecer constituyen un auténtico proceso de aprendizaje. Encima nos ayudan a no errar el tiro para la próxima vez.

Tal como señala otro artículo en el portal Yahoo.es, por lo visto, una ruptura nos obliga a concentrarnos en recuperar el bienestar emocional perdido, es una cuestión de supervivencia. El balance final será positivo pero hay que tener fortaleza y paciencia porque los buenos efectos de una ruptura tardan tiempo en manifestarse.

LAS ETAPAS DEL DUELO

Siguiendo con el repaso al refranero, el “no hay mal que por bien no venga” podría aplicarse en este caso, otro asunto es esperar que este bien llegue de inmediato. Toda ruptura tiene su proceso de duelo, y debemos pasarlo antes de sentirnos mejor con nosotros mismos. En concreto, la psicóloga especialista en sexualidad Núria Jorba señala en el diario El País que existen seis etapas diferentes por las que suele pasar toda persona tras una separación dolorosa.

1. El shock: “Ese primer instante de paralización y desorientación, en el que nos cuesta comer, dormir, etc.”. Es normal, pero hay que tener cuidado porque, si dura más de un mes, la experta advierte de que corremos el peligro de caer en lo que se llama un ‘duelo patológico”.

2. Tristeza: “Momento de añoranza por el tiempo y sueños compartidos”. Llegados a este punto debemos permitirnos hablar del tema, llorar o incluso comer helado de chocolate o cualquier cosa que alivie el dolor.

3. Adjudicación de la culpa: Tendemos a buscar qué hicimos mal o qué falló.

4. Resignación: “Aceptar que la relación ha terminado y empezar a crear distancia con esa persona”. Para atravesar la misma es importante “guardar los recuerdos, pero quitar a esa persona de nuestras redes sociales, eliminar nuestras fotos juntos y borrar las conversaciones de WhatsApp, que habremos releído 150 veces. Con ello recuperaremos nuestro ‘yo’ y podremos iniciar la siguiente etapa”.

5. Reconstrucción: “Tiempo en el que por fin empezaremos a tener más días alegres que tristes”.

6. Resolución: “En esta última etapa iniciaremos un nuevo ciclo vital. Ya no pensaremos tanto en esa persona y no lo compararemos con todas las nuevas que conozcamos”.

MEJOR EVITAR AQUEL REFRÁN: “UN CLAVO SACA OTRO CLAVO”

Los expertos aseguran que las separaciones más desgarradoras son aquellas en las que nos dejan por otra persona. En estos casos, Nuria Jorba señala que no es lo mismo “romper de una forma sana y con buenas formas, que sufrir un engaño y una traición, porque esto afectará nuestra autoestima, nuestra seguridad personal”. 

Si le asusta que la situación se repita en su siguiente romance, atienda a las palabras de Jorba: “Una nueva relación, con nuevas circunstancias, no tiene por qué tener nada que ver con la anterior”. Y no se precipite, que lo de que “un clavo saca a otro clavo” sí es un dicho popular fallido.“Uno de los errores más comunes es empezar una relación al poco tiempo de haber terminado otra, porque en ese instante estamos evitando afrontar la ruptura, el duelo y, sobre todo, la soledad”, afirma Jorba. Por ello, es esencial darse un margen de

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *