Herberts Cukurs: el nazi que vivió 20 años en Brasil y fue ejecutado en Uruguay por agentes del Mossad

El aviador letón Herberts Cukurs (1900-1965) llegó a Brasil el 4 de marzo de 1946, un lunes de carnaval, a bordo del vapor español Cabo de Buena Esperanza.

Procedente de Marsella, Francia, donde se embarcó el 5 de febrero, lo acompañaban su esposa, Milda, de 38 años; sus tres hijos, Gunnars, de 14, Antinea, de 12, y Herberts, de 4; su suegra, Made, de 64, y una joven judía llamada Miriam Kaicners, de 23 años.

Desde el puerto, Cukurs y su familia se dirigieron a una casa en Sao Cristóvao, en la Zona Norte de Río. Miriam se fue a vivir con una familia judía de apellido Chapkosky.

«Cukurs no ingresó a Brasil por las vías de escape utilizadas por criminales nazis después de la guerra. Ingresó legalmente, beneficiándose de la política de inmigración racista que imperaba en nuestro país: era blanco, europeo y cristiano», explica el historiador Bruno Leal, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Brasilia (UnB) y autor del libro «El hombre de los hidropedales. Herbert Cukurs: La historia de un presunto criminal nazi en el Brasil de posguerra» (FGV Editora).

«Incluso si el gobierno brasileño hubiera llevado a cabo una investigación más profunda, difícilmente habría encontrado, en ese momento, acusaciones de crímenes de guerra contra Cukurs».

Compartir