El Gobierno no descarta el cierre de fronteras con Brasil ante rebrote del COVID-19 y nuevas cepas

Ante el incremento de casos de COVID-19 y la posible circulación de la cepa amazónica en la frontera con Brasil, el Gobierno no descartó este viernes el cierre de fronteras, aunque dio cuenta que ya trabaja en un plan para la contención del virus con el reforzamiento del número de personal médico y la inmunización.

La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, informó que se está evaluando desde la cartera de Salud la situación epidemiológica, principalmente, en Beni y Pando.

“Se está trabajando en el tema de evaluación del cierre de fronteras que debería considerarse de manera prioritaria y de hecho lo estamos haciendo en todo lo que tiene que ver con la política integral que no solo pasa por el cierre de fronteras sino por todo el tema de fortalecimiento de la atención hospitalaria y la inmunización de la población en frontera”, sostuvo.

En Puerto Quijarro, Santa Cruz, y Riberalta y Guayaramerín, en Beni, la situación es compleja por la presencia de nuevos casos y la sospecha de la circulación de una nueva cepa que se propaga con mayor velocidad.

Para el ministro de Salud, Jeyson Auza, es necesario esperar los resultados de las muestras enviadas a laboratorios del exterior con la finalidad de conocer si circula en Bolivia nuevas cepas y cuáles.

“Pero antes ya hemos tomado las medidas pertinentes en Riberalta y Guayaramerín llevando 300 contratos para médicos, enfermeras y bioquímicos. Hemos desplazado 40 médicos para brigadas médicas, además de 20.000 pruebas antígeno nasal”, explicó y confirmó que ya se envió más 60.000 vacunas contra el virus para Beni.

En Cobija también hay alarma para la situación epidemiológica. Según el último reporte del Ministerio de Salud, en Beni se registraron el jueves 92 nuevos casos y en Pando 51.

En Puerto Quijarro perdieron la vida dos personas que participaron de una fiesta en la brasilera Corumbá. Brasil tiene una explosión de casos del virus.

Compartir