El clásico terminó con victoria atigrada pero con festejo celeste

rigre vs bolivarBolívar vivió una fiesta, pero incompleta. La Academia, que ya había ganado el título el pasado jueves, perdió el clásico paceño ante The Strongest (1-3) y no pudo poner la cereza a su torta.

Claro, a la larga poco importa el resultado de esta tarde, aunque fue un partido disputado de principio a fin.

El Tigre aprovechó que Bolívar decidió dar descanso, al menos los primeros 45 minutos, a Arce y Riquelme y entró a jugar el partido herido en su orgullo propio.

Por eso, durante los primeros minutos fue ampliamente superior. Los goles de Henry Vaca y Jair Reinoso – de penal- le dieron una merecida ventaja de dos goles, que pudieron ser de 3 si Cardozo no fallaba un gol debajo del arco.

Bolívar descontó gracias al incansable Saavedra casi al finalizar el primer tiempo.

El segundo tiempo, en cambio, empezó de manera atípica. Se dio un minuto de silencio por el fallecimiento del árbitro cochabambino Víctor Hugo Hurtado en el partido entre Always y Oriente, que se jugaba en El Alto.

Ya en lo futbolístico, nuevamente los primeros minutos fueron para los de Escobar. Danny Cure tuvo en sus pies la oportunidad de ampliar el marcador, pero se encontró con la buena resistencia de Mustafá.

Empero, con el ingreso de Arce y Riquelme, Bolívar empezó a adelantar líneas poco a poco, pero sus delanteros- sobre todo el ‘Pelado’- estaban pensando más en el festejo que en el partido mismo, y fallaron inmejorable chances de gol.

En cambio, el Tigre aprovechó la única que le quedó. Martelli cabeceó bien un tiro de esquina ejecutado por Cardozo para ampliar la ventaja atigrada.

Tras ese gol, el partido fue de total dominio de Bolívar, y más aún con la expulsión de Ortiz, pero ninguno de los delanteros académicos estaban con la puntería afinada y el Tigre se aferró a aguantar la ventaja que ahoga – en parte- el festejo académico y que se paso le sirve para subir en la tabla acumulada y agarran un importante envión anímico de cara al siguiente torneo.

Al final, el partido terminó con victoria atigrada pero, en suma, el festejo fue académico.

Compartir