Denuncian que el MAS busca dejar impunes actos de grupos armados

En los últimos dos años, al menos en cuatro ocasiones surgieron grupos irregulares afines al Movimiento Al Socialismo. Estos amenazaron la seguridad de los ciudadanos y del Estado sin que hasta el momento exista algún detenido. Según abogados y asambleístas de la oposición, el propio partido de Gobierno promueve la conformación de estos colectivos que contravienen las normas y luego quedan en la impunidad.

Después de los hechos acontecidos en Guarayos (Santa Cruz), secuestro y tortura de periodistas, civiles y policías en el predio Las Londras, surgen nuevamente los argumentos de que el MAS busca consolidar en Bolivia “las milicias armadas”, tal cual anunció desde su exilio en enero de 2020, el expresidente Evo Morales. En entrevista con radio Kawsachum Coca afirmó en esa ocasión: “De acá a poco tiempo, si volvería (…) hay que organizar como Venezuela milicias armadas del pueblo”.

El senador por la alianza Creemos Henry Montero manifestó que lo acontecido en Guarayos no es algo hecho por un grupo de campesinos y con una escopeta, por el contrario, es un grupo con entrenamiento militar.

Según el abogado y exmiembro de las Fuerza Armadas Omar Durán, “mucha gente del MAS, los que están en el actual Gobierno, son cómplices de estos hechos y sencillamente no quieren que se vaya a imputar, a juzgar a este tipo de gente porque son afines al Gobierno.  Estos grupos irregulares , aparentemente  gozan de la protección del Gobierno, y como el Gobierno maneja la Fiscalía y al Órgano Judicial, pues se ve no más que actúan en base y motivados a esta situación”.

“Si observamos las imágenes que salieron, la forma de cómo hacen la manipulación de las armas, es claro de que tienen entrenamiento militar. Creo que  Evo Morales cumplió con lo que manifestó antes de retornar a Bolivia de que se iban a conformar milicias y esas son las milicias que están copando el territorio boliviano”, sostuvo.

De acuerdo con informes, la presencia de estos grupos irregulares y de choque que responden la partido gobernante data de 2020,  durante la administración transitoria de Jeanine Áñez. En ese tiempo aparecieron grupos armados, en Chapare, La Paz y Santa Cruz.

En agosto de 2020, en Villa Tunari, imágenes mostraron a decenas de personas con la wiphala como insignia. Estas exhibían sus armas de fuego y salían a la ciudad de Cochabamba.

En La Paz, desde Huarina un grupo de Ponchos Rojos viajaron a la ciudad, en caballo y en vehículos motorizados, armados con fusiles y palos.

Recientemente en septiembre, aparecieron los Wila Lluch’us (gorros rojos), que a través de redes sociales amenazaron  con “quemar” la casa de la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (Apdhb), Amparo Carvajal, por supuestamente “apoyar a los neoliberales”.

“Una vez más, el ejército guerrero ‘Wila lluch’us’ estamos en protesta”, manifestaron en un video.

Bajar intensidad

El diputado por Comunidad Ciudadana (CC) Alejandro Reyes señaló que el MAS busca bajar la gravedad del hecho. Incluso con la Policía manifestaron que se trataba de un suceso aislado, un altercado.

“El MAS está tratando de justificar la presencia de grupos armados, está justificando la presencia de grupos irregulares, de armamento en el país, diciendo que son solamente escopetas de caza, cuál será la intención del Gobierno para esto”, cuestionó.

Grupos armados pueden “derivar en guerrillas”

El  abogado y exmilitar de carrera Omar Durán señaló que la aparición de grupos armados en el país puede derivar en la reedición de un Sendero Luminoso de Perú o las guerrillas de Colombia en Bolivia, con la finalidad de generar temor en la población.

“Esto es muy peligroso, porque no se está tomando en cuenta la profundidad, se está viendo que las Fuerzas Armadas no están actuando como deberían actuar, porque  también son defensoras de la democracia, no de un partido de Gobierno,  y esos grupos de alguna manera podrían progresar, podrían perpetuarse”, dijo Durán.

Según el exmilitar, a largo plazo estos grupos podrían convertirse en guerrillas, como Sendero Luminoso en Perú o las FARC  en  Colombia.

“Para el Gobierno es muy peligroso fomentar estos grupos, porque se le puede salir de las manos y al final se pueden volcar en su contra y y generar terror como ha pasado en Perú, en Colombia, Nicaragua y en otros países”, dijo.

Recordó que por el solo hecho de empuñar un arma, de acuerdo con la Ley 400 de Control de Armas de Fuego, Munición, Explosivos y otros Materiales Relacionados, uno automáticamente es imputado y sentenciado hasta con 15 años de cárcel. “A estos los dejan usar armamento, apuntar a periodistas, hacer lo que les venga en gana”, indicó.

Diputado del MAS defiende a grupo

El diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS), Daniel Rojas, llamó “hermanos” a los encapuchados que abrieron fuego y con armas en mano emboscaron el pasado jueves a periodistas, policías y civiles en Guarayos.

“Están queriendo tergiversar esta situación. No tenían armamento como en el golpe de Estado: AK 45 o la FAL 762. Estos hermanos campesinos tenían una escopeta que ellos utilizan para la caza”, dijo Rojas en radio Compañera.

El asambleísta calificó la emboscada y secuestro como un “altercado” que fue “planificado, debido a que a los periodistas “les han pagado las avionetas” para llegar al lugar donde los tomaron como rehenes.

Compartir