Colombia anuncia extradición a Estados Unidos del mayor capo de la droga

El presidente colombiano anunció el viernes que su país extraditará en las próximas semanas al capo del narcotráfico «Otoniel», tras el visto bueno de la justicia para su entrega.

El mandatario firmó la orden para que el poderoso líder del Clan del Golfo, recluido en una cárcel de Bogotá, comparezca ante una corte del Distrito Sur de Nueva York.

«Hoy se ha firmado esa extradición, se deben surtir ahora los tiempos de ley pero lo cierto es que este delincuente se va extraditado», dijo a los medios el mandatario conservador.

Duque estimó que en un plazo de «aproximadamente 10 días hábiles» se procederá a la entrega de Otoniel a la justicia estadounidense, aunque se examinará un último recurso de apelación de la defensa del subversivo.

Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, es requerido por narcotráfico en Nueva York desde 2009. A sus 50 años se le considera el barón de las drogas más poderoso de este siglo en Colombia. Luego de meses de persecución, fue detenido en octubre de 2021 durante una mega operación policial en el noroeste de Colombia, cerca de la frontera con Panamá.

Otoniel fue guerrillero y después paramilitar antes de convertirse en jefe del Clan del Golfo, responsable del tráfico de cerca de un tercio de la cocaína colombiana que sale al exterior.

Víctimas del Clan del Golfo consideran que la salida del capo vulnera sus derechos a la verdad y reparación, por lo que protestaron contra la inminente extradición.

La justicia colombiana lo acusa de homicidio, terrorismo, reclutamiento de menores, secuestro y delitos sexuales entre otros crímenes que habría cometido durante su larga carrera criminal.

«Una vez cumpla su pena por narcotráfico tendrá que venir a Colombia a cumplir las condenas por los crímenes que también ha cometido en nuestro país», aseguró Duque.

Pese a que Estados Unidos ha apoyado a Colombia en casi medio siglo de lucha contra las drogas, sigue siendo el mayor productor y vendedor mundial de cocaína. Varios cabecillas del narco han sido extraditados y condenados en Estados Unidos desde la década de 1990, sin que eso haya significado el fin de las mafias.

Compartir