Cae el ‘Chapo de Asia’, el narcotraficante más poderoso y buscado del mundo

La Policía de Holanda acaba de dar un duro golpe al narcotráfico a nivel internacional: Tse Chi Lop, de 57 años, fue arrestado en un aeropuerto a petición de las autoridades australianas. Su apodo, el ‘Chapo de Asia’, se debe a que lidera una organización criminal como el capo mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, quien cumple cadena perpetua en Estados Unidos.

Cuando fue arrestado, Tse, el traficante de droga más buscado del mundo, se disponía a subir a bordo de un vuelo con destino a Canadá. No se han revelado cargos que le imputan, pero las autoridades australianas creen que controla 17.000 millones de dólares anuales que movía, en 2018, en el negocio de la metanfetamina y otras drogas de diseño en Asia y Oceanía.

Dicha suma se ha podido multiplicar a 70.000 millones de dólares, según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Buscado por la Interpol desde 2019, el “Chapo de Asia” debera comparecer ante la justicia de Australia en el momento de que sea extraditado. 

¿Quién es Tse Chi Lop?

Aunque los datos confirmados sobre el ‘Chapo de Asia’ son escasos, la Policía lo considera responsable de liderar una organización conocida como Sam Gor Syndicate, que se encarga de la introducción de drogas sintéticas en Asia desde centros de operaciones situados en Laos, Tailandia y Myanmar.

“Se sospecha de Tse Chi Lop, ciudadano canadiense en China, que lidera un vasto sindicato multinacional de tráfico de drogas formado a partir de una alianza de cinco de los grupos de la tríada de Asia”, contó un funcionario a la agencia Reuters en 2019. Sus miembros la llamaban simplemente ‘La Compañía’.

La propia Oficina de la UNU contra la Droga y el Delito indica que el cartel dominado por Tse camuflaba las drogas en paquetes de té y se llevaba entre el 40% y el 70% de la venta regional del mercado de la metanfetamina.

¿Qué es ‘la Compañía’?

La ‘Compañía’ es un sindicato poderoso, disciplinado y “más sofisticado que los carteles latinoamericanos” de la droga, según Reuters. Surte al mercado de cantidades muy superiores de droga y colabora con más grupos locales del crimen organizado.

Funcionarios comparaban al canadiense con Joaquín Guzmán o con Pablo Escobar, a fin de establecer su influencia y capacidad de acción en el Oriente. Sin embargo, aclaraban que, como organización, el sindicato era enormemente rico, disciplinado y sofisticado que cualquier cartel latinoamericano. 

Compartir