Brasil: lo que se sabe y lo que no del grupo que “planeaba ataques terroristas” para las Olimpiadas de Río de Janeiro

_90478799_mediaitem90477327La noticia sacudió a Brasil este jueves: diez personas fueron arrestadas en el país por presuntos vínculos con un grupo militante islámico y por tener planes para realizar ataques “terroristas” antes de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

El ministro brasileño de Justicia, Alexandre de Moraes, brindó algunos datos de la operación en conferencia de prensa, como que los detenidos se comunicaban entre sí usando servicios de mensajería móvil y que uno de ellos intentó comprar un arma en Paraguay.

  • Policía de Brasil arresta a 10 personas sospechosas de “planear ataques terroristas” para las Olimpiadas de Río de Janeiro

También señaló que los sospechosos simpatizan con la organización extremista autodenominada Estado Islámico (EI), mientras la policía indicó que pertenecían a un grupo virtual llamado Defensores de la Sharia.

Todo esto generó alarma, no sólo por la proximidad de los Juegos Olímpicos que comienzan en dos semanas, sino por las recientes masacres en Europa y Estados Unidos que se adjudicó EI, aunque su grado de implicación es incierto.

Además, es la primera vez que las autoridades brasileñas informan de arrestos por presunta afinidad con EI, lo que podría marcar un hito en América Latina, que hasta ahora se consideraba relativamente lejos de la amenaza de ese grupo.

Las detenciones en Brasil suponen un llamado de atención “para Latinoamérica y más allá”, sostuvo Marco Vicenzino, director de Global Strategy Project, una consultora internacional de riesgo geopolítico.

“Un lobo solitario puede hacer un amplio daño: Orlando (y) Francia son pruebas de eso; también puede ser probable en algunas partes de América Latina”, indicó en diálogo con BBC Mundo.

Sin embargo, aún hay varias preguntas abiertas e incluso algunas contradicciones entre las autoridades respecto a los arrestos en Brasil.

Lo que se sabe

Las autoridades indicaron que todos los detenidos son brasileños capturados en 10 estados del país, incluido Río, que aguarda a cientos de miles de atletas, turistas y gobernantes del exterior de cara a los Juegos Olímpicos que se inauguran el 5 de agosto.

El juez de la causa, Marcos Josegrei da Silva, dijo que los arrestados tenían entre 20 y 40 años de edad, y usaban falsos nombres árabes para comunicarse. Dos sospechosos ya habían sido condenados por homicidio.

Hubo otros dos mandatos de prisión que siguen sin cumplirse y continúan las investigaciones de la división antiterrorismo de la Policía Federal brasileña, que trabaja junto con la agencia de inteligencia local ABIN y servicios de inteligencia de otros países.

El ministro Moraes afirmó que los sospechosos pasaron de aquello que es casi una apología del terrorismo a actos preparatorios de ataques, que incluían llamados a entrenamiento en artes marciales e intentos de compras de armamento.

En particular indicó que uno de los detenidos contactó a un sitio en internet “de armas clandestinas en Paraguay, solicitando la compra de un fusil AK-47 para la realización de una operación”.

“La simple comunicación y después la información circulando entre ellos de que se estaba pretendiendo comprar ese fusil, obviamente también es un acto preparatorio que debe ser inmediatamente combatido”, afirmó.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *