Apoyo. Reino Unido dona armas a Ucrania y Rusia reacciona

Tras reunirse en Kiev con el Presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, anunció ayer que su país entregará a las fuerzas armadas ucranianas 120 vehículos blindados y sistemas de misiles antibuque.

Durante el encuentro, en el que autoridades inglesas decidieron no informar con antelación, el jefe de Gobierno mantuvo un “diálogo en profundidad” con Zelenski sobre ayuda económica y militar, indicó uno de sus portavoces oficiales en un comunicado.

Desde Londres anunciaron una nueva partida de financiación de 500 millones de dólares para Ucrania a través del Banco Mundial, lo que eleva el monto total de los fondos comprometidos por esa vía a mil millones de dólares.

Además, por motivos de seguridad, el despacho oficial de Johnson rehusó ofrecer más detalles sobre el viaje de esta jornada, el cual se hizo público cuando la embajada de Ucrania en el Reino Unido divulgó en su cuenta de Twitter una fotografía de ambos mandatarios ya reunidos.

“Ucrania desafía la probabilidad y hace retroceder a las fuerzas rusas de las puertas de Kiev”, destacó el primer ministro británico, quien calificó la resistencia ucraniana como “la mayor hazaña bélica del siglo XXI”.

De esa manera, Johnson, quien había visitado la Capital ucraniana a principios de febrero, pocas semanas antes de que el Gobierno de Rusia iniciara su invasión, enalteció el “decidido liderazgo” de Zelenski y el “invencible heroísmo y coraje de los ucranianos”, que lograron oponerse a los “monstruosos propósitos” del Presidente ruso, Vladímir Putin.

“Hoy dejé claro que el Reino Unido se mantiene incondicionalmente a su lado en esta lucha y que estamos aquí con vistas al largo plazo”, recalcó.

Autoridades inglesas detallaron que los nuevos blindados y misiles anunciados hoy para fortalecer al ejército ucraniano se suman a los 100 millones de libras en equipos militares que la jornada anterior ya había adelantado Johnson durante una rueda de prensa en Londres junto al canciller alemán, Olaf Scholz.

Ese primer paquete de ayuda contiene entre otro material, misiles antiaéreos Starstreak y 800 proyectiles antitanque, además de munición de “alta tecnología” para operaciones de “precisión”.

A esta ayuda a Ucrania se suma la de otros países del occidente. Europa manifestó su firme apoyo al presidente Zelenski, con las visitas de varios dirigentes a Kiev, suministros de armamento pesado, ayuda para investigar los “crímenes de guerra” y promesas de un pronto ingreso en la Unión Europea (UE).

Canadá anunció ayer medidas para facilitar la llegada de refugiados ucranianos y se comprometió a entregar 79,5 millones de dólares suplementarios en ayudas a Ucrania y a los países vecinos.

Advertencia rusa a EEUU

El abastecimiento de armas y municiones a Ucrania, afirmó el embajador ruso en Estados Unidos, Anatoly Antonov, no sólo causa un “ulterior derramamiento de sangre” sino también es “peligroso” porque podría encaminar al mundo hacia un conflicto bélico entre las dos grandes potencias atómicas.

Estados Unidos hasta el momento ha colaborado a Ucrania con el envío de cierto armamento, además de sanciones económicas contra Rusia, entre otros; sin embargo, ha promovido abiertamente que otros países del occidente apoyen militarmente a Zelenski.

Alemania, por ejemplo, recientemente informó que ha “alcanzado su límite” de suministro de armas a Ucrania, según declaró ayer la ministra de Defensa alemana, Christine Lambrecht.

Según Lambrecht, las Fuerzas Armadas de Alemania no pueden seguir entregando a Ucrania armamento de sus arsenales, ya que los militares alemanes deben ser capaces de defender a su propio país y a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), mientras que ahora no están equipados “en la medida necesaria”.

Preguntada por el llamamiento del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, a los miembros de esta organización para que suministren más armas a Ucrania, la ministra dijo: “En cuanto a las entregas de las existencias de las Fuerzas Armadas, debo decir que de momento hemos alcanzado un límite. (…) Pero eso no significa que no podamos hacer más por Ucrania. Por eso también hemos aclarado lo que la industria podría suministrar directamente”. Sin embargo, Lambrecth no brindó más detalles.

LA POSICIÓN EQUILIBRISTA DE ESTADOS UNIDOS EN UCRANIA SE TORNA DIFÍCIL

La posición equilibrista de Estados Unidos de proporcionar ayuda militar sustancial a Kiev sin generar una reacción peligrosa por parte de Moscú, que cuenta con armamento nuclear, se tornó mucho más difícil al aumentar las acusaciones de abusos y atrocidades atribuidas a las tropas rusas.

Desde el comienzo de la invasión rusa el 24 de febrero, Estados Unidos inundó Ucrania con armamento ligero, como misiles antitanque Clavellina transportados al hombro, empero se negó a entregar armamento pesado por considerar que eso aumentaría el riesgo de un conflicto nuclear con Rusia.

Pero después de los reveses militares del ejército ruso y los crímenes de guerra que se le atribuyen, el Pentágono se encuentra bajo presión de legisladores para ayudar a Kiev con más medios para hacer retroceder a Rusia. “Nuestra estrategia parece un poco esquizofrenia: queremos que los ucranianos ganen contra Rusia, pero tememos que derrotar a Putin provoque una escalada”, dijo el senador demócrata Richard Blumenthale.

Compartir