A un mes de reanudar operaciones, la planta de urea para por fallas técnicas

A menos de un mes de haber reanudado operaciones, la planta de urea y amoniaco paró operaciones el jueves, debido a problemas en la válvula de seguridad del compresor de dióxido de carbono (CO2), indicaron fuentes allegadas a la planta, que pidieron mantenerse en reserva.

Se trata del segundo problema técnico en la planta desde que reinició operaciones el 6 de septiembre, tras estar más de un año paralizada. El primer problema fue la fuga de hidrógeno y amoniaco, que se presentó en el reactor 105-D o convertidor de amoniaco NH3, que se conoció el 9 de septiembre.

Tras el problema presentado el jueves, el personal de la planta ha tratado de arrancarla nuevamente sin la válvula, pero no fue posible. “Es como una red de agua con varios grifos: hay un grifo que saltó y tiene fuga, ésta se tapa para que el agua fluya. Se puede hacer eso, hay un pequeño riesgo, pero aun así no pueden arrancarla, algún problema tiene”, dijo la fuente.

Ayer, la planta de urea reanudó operaciones en el área de granulación de urea, para ello están usando el stock del tanque de amoniaco para producir el fertilizante, este saldo alcanza para tres días de producción. Pero, donde saltó la válvula de seguridad del compresor de CO2 no pueden retomar operaciones.

Se mandaron consultas a YPFB, pero no respondieron.

Según el Informe de Estado de la PAU, emitido el 14 de junio de este año,  hasta fines de 2019 la planta había paralizado sus operaciones 17 veces en un total de 134 días.

El informe menciona que sólo en 2018 la planta estuvo paralizada durante 100 días. La mayoría de las veces por fallas en diferentes turbinas, rectores, turbocompresores y otros.

Además, paró en dos ocasiones en 2019 por sobre stock de producción, mientras que en noviembre de 2019 cesó operaciones de manera definitiva por falta de insumos y riesgo de toma de la planta, dice el informe.

Durante el acto de reinicio de operaciones de la planta, el gerente de industrialización de YPFB, Henry Lapaca, negó que ésta hubiera tenido paralizaciones en 2018 y 2019,  durante la gestión del MAS.

Para los analistas en hidrocarburos, las constantes paralizaciones en una planta nueva revelan que hay diferentes problemas técnicos, operativos y de logística, que deben solucionarse para que la planta sea productiva. La planta se construyó con 953 millones de dólares, fue inaugurada en septiembre de 2017.

Compartir