Liverpool elimina a Barcelona y es el primer finalista de la Champions

liverpool-barcelona-championsEl Barcelona repitió la pesadilla del año pasado. Dejó escapar una ventaja de tres goles que había conseguido en el Camp Nou y terminó siendo humillado ante un Liverpool que no contó con dos de sus principales figuras, pero sí con un estadio que tumbó a Messi y a los suyos.

Los Reds golearon por 4 goles a 0 y se instalaron en su segunda final de  Champions consecutiva, aunque, esta vez, esperan que sea con un final distinto.

El partido arrancó de la mejor manera para el local que en la primera acción de peligro se encontró con el gol. A los seis minutos Henderson quedó mano a mano con Ter Stegen tras una arremetida de Sané por el sector derecho, pero el arquero del cuadro español le tapó el remate. El rebote cayó en los pies de Origi, quien definió con el arco libre y estampó el 1-0.

El conjunto de Ernesto Valverde reaccionó rápidamente y en los 10 minutos siguientes tuvo dos situaciones claras de gol, ambas de Lionel Messi. Una de ellas con un remate de media distancia desde el sector izquierdo del ataque que tapó Alisson Becker y el otro, un tiro cruzado desde la zona derecha que se fue desviado.

Pero con el correr de los minutos el ritmo del duelo fue mermando y más allá de algunas aproximaciones del cuadro inglés, no hubo demasiada acción en las áreas y el primer tiempo culminó con el 1-0 en el marcador.

Lo que parecía un sueño antes del partido, se transformó en una realidad en apenas 10 minutos. Sin Salah y sin Firmino, el héroe que necesitó Jürgen Klopp fue Georginio Wijnaldum, que ingresó en el entretiempo en lugar de Andrew Robertson. El holandés metió el 2-0 a los ocho minutos, con un remate potente al medio que se le escapó a Ter Stegen y dos minutos más tarde conectó de cabeza un centro al área, ante la mirada de los centrales del Barcelona, y gritó el 3-0.

Los dos tantos fueron un golpe al corazón del Barcelona que se cayó a pedazos, perdió el control y se vio completamente desbordado por la situación, a pesar de quedar a un gol de la clasificación. Así, el Liverpool llegó al cuarto. Fue una picardía en un tiro de esquina de Alexander Arnold, que encontró dormida a toda la defensa del Barcelona y a Origi solo en el área chica para definir el 4-0.

Con el marcador y el reloj en contra, el Barcelona intentó ir al ataque, pero con un Messi siempre bien marcado y una doble línea de cinco no encontró los espacios para inquietar a un equipo que demostró tener la chapa que al conjunto culé le falta desde hace años.

El Liverpool conocerá mañana a su rival de la final, que saldrá del duelo entre el Ajax y El Tottenham. En la ida, el equipo holandés se impuso por la mínima diferencia en Inglaterra.