Wilstermann cayó por goleada en la Bombonera y complica sus chances

boca_wilstWilstermann solo aguantó 30 minutos y cayó goleado (4-0) en la Bombonera ante un Boca que no brilló, pero fue efectivo. El Rojo del Valle tuvo un buen inicio de partido. Ordenado atrás y atento por los costados no dio espacios al local, aunque resignando el ataque.

Empero, cuando su muralla fue derrumbada nunca más pudo meterse en el partido. Y es que a los 29 minutos se sacudió el ritmo cansino del encuentro. El árbitro cobró un penal que, aunque fue atajado por Giménez a Benedetto, descontroló a Wilster.

En cambio, para Boca el penal errado funcionó como despertador que lo aceleró, aprovechando el descontrol que provocó en el elenco boliviano.

Primero, a los 34, un cabezazo de Benedetto estuvo cerca de batir la valla de Giménez. Y, un minuto después, Buffarini envió un lanzamiento preciso para que “Bebelo”, en posición de 9, le llevara tranquilidad a todo Boca.

El gol despojó de tensiones a los futbolistas locales, que se soltaron y comenzaron a combinarse. Boca solo sufrió a los 39 minutos, cuando Chávez, de tiro libre, forzó a Andrada a intervenir para evitar el empate.

El segundo tiempo fue una extensión del epílogo del primero. Excepto por alguna partida del solitario Chávez, Boca dominó y se acercó repetidamente al área adversaria. Dos veces lo tuvo Tevez (en una llegó forzado, en la siguiente tapó Giménez), hasta que el peruano Diego Haro inventó un penal de Álex Silva al propio Carlitos, que levantó su rendimiento en la segunda parte.

El “Apache” arengó a Benedetto para que intentara su revancha. Y el ex América de México, a los 18 minutos del segundo tiempo, no dudó: apuntó fuerte y al medio del arco para lograr el 2-0.

Ingresaron Mauro Zárate, Cristian Pavón y el juvenil Obando para sumar confianza en un desarrollo favorable. Y el ex Vélez anotó su tanto a los 84 minutos. Tras una contra veloz, aplicó el freno y desorientó a su marcador y al arquero, que salió precipitadamente. Zárate ensayó un globo exacto, que llevó la firma del 3-0.

Y ya en el descuento, tras un centro de Nández y la arremetida de Zárate, Álex Silva completó su noche negra empujando el balón al fondo de su arco.

Con el resultado Wilster está en el fondo de la tabla con solo dos puntos sobre 12 posibles y necesitará un milagro para aspirar a llegar a los octavos de final de la Libertadores.