La sonda japonesa Hayabusa2 se prepara para crear un cráter en un asteroide

Hayabusa2La sonda japonesa Hayabusa2 se preparaba el jueves para lanzar un proyectil sobre el asteroide Ryugu, con la finalidad de esparcir y recuperar partículas de su subsuelo y llevarlas de regreso a la Tierra, anunció la Agencia de exploración espacial (Jaxa).

La sonda, que está desde hace varios meses posicionada en órbita a 20 km del asteroide, comenzó a acercarse hacia ese pequeño cuerpo situado actualmente a 340 millones de kilómetros de la Tierra, precisó Jaxa.

Hayabusa2 separara el impactador –con un cono de cobre, metal que seguramente no existe en el asteroide– y se alejara para esperar el impacto, 40 minutos despues.

Se trata de una de las tareas más arriesgadas de la larga Misión Hayabusa2, que ya hizo posible la recolección de preciosas informaciones sobre Ryugu, lo que puede ayudar a comprender la creación del sistema solar.

Hayabusa2 regresará en dos semanas a Ryugu e incluso intentará posarse brevemente en el cráter creado, para efectuar una toma de muestras.

“Estamos impacientes de ver lo que pasará cuando ocurra el impacto en el asteroide”, declaró más temprano esta semana a los periodistas Takashi Kubota, uno de los responsables de la misión.   El cráter artificial podría alcanzar 10 metros de diámetro si la superficie es arenosa, pero podría ser más pequeño, de solo 3 metros, si es rocoso, según científicos de Jaxa.

En febrero, Hayabusa2 ya había logrado posarse en Ryugu, un contacto furtivo que aparentemente posibilitó la recolección de polvo de la superficie de ese cuerpo interestelar.

La aventura Hayabusa2 empezó el 3 de diciembre de 2014. La sonda partió en un largo periplo de 3.200 millones de kilómetros para llegar a Ryugu, cuya distancia de la Tierra oscila cada cinco años entre 70 y 410 millones de kilómetros.

En junio de 2018, se colocó en órbita se estabilizó finalmente a 20 kilómetros de Ryugu, asteroide muy antiguo en forma de diamante y que permanece sin cambios desde la formación del sistema solar hace más de 4.500 millones de años.

La sonda lanzó sobre el asteroide un pequeño robot franco alemán, Mascot, que trabajó más de 17 horas para analizar la composición de la superficie de ese cuerpo rocoso primitivo, con la esperanza de comprender mejor la formación del sistema solar.

El objetivo último es contribuir a enriquecer los conocimientos del entorno espacial “para comprender mejor la aparición de la vida en la Tierra”, según la Jaxa.   El retorno a Tierra de Hayabusa2 con las muestras recolectadas está previsto para 2020.